La culpa es un sentimiento que afecta a todos. Así lo aseguró Pilar Sordo quien atribuye la causa a la mentalidad judeo-cristiana. La psicóloga reflexionó sobre “culpa” y cómo ésta molesta y “jode” en la cabeza. Para la analista, las mujeres son las más interesadas en este tema mientras que el hombre es más reservado. “No sé si porque no tienen culpa o no las asumen, no lo tengo claro”. Lo cierto es que, para Sordo, ni hombres ni mujeres se salvan de sentirla cuando hicieron algo mal. “La culpa es un sentimiento, una emoción absolutamente ineficiente porque no permite avanzar, eso es lo peor que tiene, el estancamiento que produce cuando una la siente”, dijo Pilar. El mecanismo de la culpa consiste en mira hacia atrás y decirse que tal o cual cosa no se debió hacer. Precisamente Pilar califica a la culpa como “Rumiante” y “jode, jode en la cabeza, molesta y genera una sensación de que cuando hay espacios de disfrute, de lo que sea, alguien te dijo que te quería, te ves bonita o guapa y estas disfrutando de algo automáticamente aparece la culpa diciendo yo no merezco esto, yo debería estar haciendo otra cosa”. Entre los efectos negativos que le atribuye al sentimiento de culpa es que no permite disfrutar y vivir el presente: “porque siempre está ahí, jodiendo la vida”. Y agregó que “hay todo un tema muy judeo – criatiano  que tiene que ver con un modelo de perfecciones de los que está bien, de lo que está mal, de lo que es pecado, de lo que no lo es, de lo que  es correcto delo que no es correcto”. “El perdón es un regalo que uno se hace a uno mismo el tema debiera quedar ahí y tiene que ver con asumir algo que yo siempre digo que forma parte de esta comunidad que es la imperfección. Somos imperfectos nos vamos a equivocar muchas veces. Detrás de las culpas hay miedos: hay miedo a la desaprobación a la falta de amor y  hay miedo al castigo”, subrayó.