Carolina “Pampita” Ardohain vivió un encuentro conmovedor con la escritora y psicóloga chilena Pilar Sordo, en Punta del Este. La modelo le dedicó palabras de agradecimiento a quien la ayudó a transitar el momento más doloroso de su vida: la muerte de su hija de 6 años, “Blanquita”, fruto de su amor con Benjamín Vicuña.

Un mes después de la muerte trágica de su hija, Pampita y Benjamín Vicuña buscaron la ayuda de profesionales: Pilar Sordo y Leonor Ardohain, también psicóloga y tía de Pampita, para que los ayudaran a superar la tristeza. “¡Muchas gracias Pilar Sordo por acercarte a mi casa, por tus palabras y por el cariño!”, dijo la modelo en aquél momento tan difícil.

Por su parte, Sordo también atravesó una tragedia: su novio, Oscar Letelier González, murió víctima de un cáncer. Ella lo acompañó hasta su partida de este mundo y lo recuerda como “el amor de su vida” por todo lo que le enseñó a nivel espiritual.

A casi siete años del primer encuentro, Pampita y Sordo volvieron a coincidir, esta vez en Punta del Este. La modelo y conductora viajó para realizar una campaña publicitaria y Pilar estaba de paso en la ciudad para brindar una conferencia. Así fue como volvieron a juntarse y este reencuentro quedó sellado en el tiempo con una foto que ambas compartieron en sus redes sociales.

“¡Qué alegría verte y escucharte @pilarsordooficial! ¡Me pongo ya a hacer la tarea! ¡¡A no perder ni un segundo y a sentir con todo!”, escribió Carolina en su posteo jutno a muchos emojis de emoción.arolina “Pampita” Ardohain vivió un encuentro conmovedor con la escritora y psicóloga chilena Pilar Sordo, en Punta del Este. La modelo le dedicó palabras de agradecimiento a quien la ayudó a transitar el momento más doloroso de su vida: la muerte de su hija de 6 años, “Blanquita”, fruto de su amor con Benjamín Vicuña.

Un mes después de la muerte trágica de su hija, Pampita y Benjamín Vicuña buscaron la ayuda de profesionales: Pilar Sordo y Leonor Ardohain, también psicóloga y tía de Pampita, para que los ayudaran a superar la tristeza. “¡Muchas gracias Pilar Sordo por acercarte a mi casa, por tus palabras y por el cariño!”, dijo la modelo en aquél momento tan difícil.

Por su parte, Sordo también atravesó una tragedia: su novio, Oscar Letelier González, murió víctima de un cáncer. Ella lo acompañó hasta su partida de este mundo y lo recuerda como “el amor de su vida” por todo lo que le enseñó a nivel espiritual.

A casi siete años del primer encuentro, Pampita y Sordo volvieron a coincidir, esta vez en Punta del Este. La modelo y conductora viajó para realizar una campaña publicitaria y Pilar estaba de paso en la ciudad para brindar una conferencia. Así fue como volvieron a juntarse y este reencuentro quedó sellado en el tiempo con una foto que ambas compartieron en sus redes sociales.

“¡Qué alegría verte y escucharte @pilarsordooficial! ¡Me pongo ya a hacer la tarea! ¡¡A no perder ni un segundo y a sentir con todo!”, escribió Carolina en su posteo jutno a muchos emojis de emoción.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Que alegría verte y escucharte @pilarsordooficial ! Me pongo ya a hacer la tarea! A no perder ni un segundo y a sentir con todo!!! 👌🏻❤️😂😭👿😱

Una publicación compartida por Pampita (@pampitaoficial) el

Sordo también subió la foto y le dedicó palabras de agradecimiento a Pampita: “Mil gracias por ese abrazo @pampitaoficial y por haber compartido mis caminatas. ¡Espero un encuentro pronto de nuevo! Gracias, gracias, gracias a ti y a tus amigos por esta noche”.

En 2014, la psicóloga chilena le había contado a LA NACION cómo ayudó a la modelo a procesar ese momento tan duro: “Ella estaba como tenía que estar, no había mucho que decir, transitaba el proceso muy obediente. Sabía escuchar atentamente lo que le demandaba el duelo: si quería llorar, lloraba; si quería reír, reía; si quería ir a la habitación de Blanca a mirar las cosas, lo hacía”. Y agregó: Creo que el período más rabioso en ella fue muy corto y después aflojó en un dejarse navegar. Esa entrega de alguna manera ha permitido que ella se vuelva a parar. La pena por la ausencia de Blanca nunca se le va a ir, la sigue llorando, pero también vive en ella su decisión de ser feliz y eso se nota en la actitud que adoptó.

La Nación, Argentina