He tenido un año difícil, no podría decir malo pero si difícil , intenso. Hablaba con Pedro Engel que este año del mono me tiene agotada; este mono no ha parado de moverse y cuando parece que todo vuelve a la calma, de repente salta y cambia todo otra vez.

Varias veces he escrito que Noviembre es un mes que no existe y he reclamado para que me dejen vivirlo en paz sin tener que estar en todas partes anticipándome la navidad aunque todavía falte mucho tiempo para vivirla.

A raíz de esto es que como por lo menos 10 veces en mi vida , me puse a preguntarme si quería , podía o tenía energía para hacer regalos de navidad este año. Muchas veces me he echo esa misma pregunta ya sea por razones económicas o emocionales tomando la decisión de no realizar comprar y estar tranquila esa fecha.

Este año tomé la misma opción, no comprare regalos de navidad e intentaré darle mucho cariño a los que amo pero sin tener que comprar nada.

Es muy loco lo qué pasa cuando uno toma esa opción porque la reacción de la familia en primer término es como de asombro y reclamó y no deja de costar mantenerse en esa determinación sin general conflictos.

Creo que el ejercicio de libertad de los seres humanos es poderse hacerse preguntas y cada vez practicamos menos ese ejercicio. Nos preguntamos cada vez menos y tendemos a funcionar en ” modo automático”, lo que evidentemente le sirve al sistema económico que tenemos establecidos.

Por eso en este espacio , los quiero invitar por lo menos hacerse la pregunta . Se la podrán responder como quieran pero por lo menos ejerciten la pregunta.

Si se responden como yo, que no quieren o no pueden hacer regalos, mantengan el coraje de mantener esa opción y validen su elección a pesar de todo. Si decidieran comprar háganlo con alegría, con entusiasmo, ojalá sin endeudarse y intentemos todos privilegiar la entrega afectiva que la entrega de cosas que por lo demás tiene más que ver con el verdadero sentido que tienen estas fiestas.

Que tengan una hermosa navidad, centrada en la libertad profunda de cómo quiere ser vivida.