Cumplir años no siempre es agradable para las personas. En esta sociedad en la que estamos, se nos hace una tragedia cumplir un año más porque, valoramos más la juventud que la adquisición de la experiencia. Siempre debiéramos celebrar la vida y sentir que cumplir años es una fiesta.

No está bien que no queramos decir la edad, que nos sintamos bien cuando nos digan estamos o nos vemos más jóvenes de la edad que tenemos y tampoco está bien en meternos en una carrera para siempre parecer de menos edad cuando gracias a la edad que tenemos, somos lo que somos y la belleza está lejos de ser sólo una cara sin arrugas o una delgadez que refleje un extremo cuidado de nuestra estética por sobre nuestro cuidado interior.

Vernos lindas pasa más por cuidar nuestra alma, meditar, rezar, estar en contacto con las emociones, comer sano, hacer ejercicio, dormir bien y reírse mucho. Esto es lo que debiéramos cultivar todos los días, y celebrar cuando cumplimos años.

Siempre he pensado que cumplir años en forma plena depende de lo que hemos sido capaces de vivir y de realizar durante la vida. Si uno siente que ha vivido con intensidad, que trabajado duro por cumplir los objetivos y sueños personales, estar de cumpleaños siempre debiera ser una fiesta.

Esto que parece ser tan negativo a veces para las personas, no lo es para las instituciones, y tampoco es válido para el aniversario de esta revista.

El estar tantos años, entregando lo mejor, comunicándose con miles y miles de mujeres y también muchos hombres a través de cientos de contenidos es algo para celebrar y para agradecer.

Ver como la misma Susana, se entrega en cuerpo y alma al proceso de la revista e intenta acercarse a sus lectoras con su naturalidad y carisma característico es algo maravilloso que no nos puede dejar de alegrar y emocionar.

Por mi parte, participar todos estos años en la revista, ha sido un honor y me emociona saber que mi columna es una de las áreas más leídas dentro ella y que la gente comenta y reflexiona los contenidos que con toda humildad intento colocar cada mes.

Me preocupa mucho la dificultad que tenemos todos los días para celebrar el despertar, tendemos a reclamar por haber despertado. Nos cuesta cada vez más llamar a quien esta de cumpleaños y nos conformamos con un mensaje por el teléfono o un whassapp con muchas flores, tortas y corazones perdiendo cada vez más el contacto real con el otro.

Cuando decimos que vamos a estar de cumpleaños , está siendo una tragedia que da entender que preferiríamos estar muertos antes de seguir cumpliendo años. Así vamos configurando una forma media depresiva de vivir el paso el tiempo y de no tener una forma positiva de valorar y de enfrentar la vida.

Afortunadamente esto no pasa en el aniversario de nuestra revista, aquí se celebra todo y hay espacio para lo que sea y que tenga que ver por sobre todo con la expresión de amor y ternura.

Mis felicitaciones a mi querida Susana por la iniciativa de crear este proyecto y a todos y cada uno de los que trabajan en el todos los días. Agradezco a Dios la posibilidad de poder formar parte de este sueño que llega al corazón de tanta gente y ahora a CELEBRAR!!!