Migrantes

Dentro de todos nuestros países, en Latino América, no sólo cada vez es más frecuente el tener que aprender a convivir con nuestra propia diversidad dentro de cada territorio, sino que además hoy tenemos el maravilloso desafío de aprender de hermanos de otros países que llegan a los nuestros, con el sueño de tener mejor calidad de vida o de poder mandar a sus países originarios dinero suficiente para que los que se quedan en sus tierras tengan mejores oportunidades.

Juegos Olímpicos y Paraolímpicos

Muchos o quizás todos de los que participaron, en algún momento tuvieron un sueño, pero un sueño sin voluntad nunca se transformará en un logro. Esto es lo que cada uno de los participantes, familiares y entrenadores tuvieron claro desde el principio.

Si me enojo… me ves

Es peligroso que los habitantes de un país sólo busquen la rabia para poder ser respetados y escuchados. No discuto que por lo que se muestre enojo y descontento pueda llegar a ser una propuesta necesaria y transformadora. Es la forma la que no funciona dentro de la expresión emocional que estamos utilizando; por lo mismo, lo que nos refleja esta actitud, es que tenemos que aprender a ser mejores personas.

Gente Tóxica

Yo no sé si es porque estoy más vieja o porque he desarrollado mucho mi sensibilidad este último tiempo por diversas situaciones, pero estoy casi segura que ha aumentado, y así me lo dice mucha gente, una “casta” de personas que se creen con el derecho de arruinarle la vida a cualquier persona que decide construir su cotidianeidad desde lo positivo y el entusiasmo.

Compartir versus competir y otras cosas

Estoy en México y siempre que estoy en éste país me pasan cosas extrañas donde aprendo cosas nuevas que me aumentan las ganas de volver. Estoy aquí lanzando mi reciente libro “oídos sordos” y ya en esta frase hay un nuevo aprendizaje que se lo debo a los periodistas mexicanos. Escribí recién mi reciente libro; hasta llegar aquí decía mi último libro y no me daba cuenta de lo que decía hasta que una periodista que conozco hace años me reta al aire en su programa de radio y me dice “ no digas el último , porque decretas que no vendrá otro después, tienes que decir mi reciente libro”.

Mírame a los Ojos

Esta columna comienza en una conversación bastante intensa con mi marido, donde en esa conservación se produce con la televisión prendida y en medio de la discusión logro apreciar que ambos nos “arrancábamos” de mirarnos a los ojos y nos “metíamos” en la televisión para no enfrentar la comunicación de tipo más directo.

Maternidad no siempre implica ser madre

En el día de la madre, siempre me pongo a pensar en tantas mujeres que luchan todos los meses por serlo y en otras que han decidido libremente no tener hijos en su vida. Siempre me pregunto cómo vivirán este día con tanta realidad mediática que les hace sentir en falta sin tener por qué.

Angustia antes de empezar

Algunos lo viven los domingos en la tarde, otros después de un fin de semana largo y el resto lo vivirá al regresar de vacaciones. Se experimenta como una parálisis, angustia, panza apretada y la sensación de que hay mucho que hacer pero no se hace nada. Esta sensación aumenta en la medida que anochece o se acerca la fecha de empezar otra vez con la rutina.

Agradecer y quejarse

En unos talleres que he realizado este último tiempo, empecé a trabajar estos dos conceptos, preguntándoles a personas de diferentes edades y condiciones que palabra practicaban más durante el día.

Años buenos, años malos

En estos días es muy frecuente escuchar de diferentes personas, frases como “quiero que se termine el año”, “ este ha sido un año intenso”, “ ha sido un año de “ mierda””, “ este ha sido un buen año”, “ no me di cuenta cómo pasó”, etc. Todos empezamos a tomar conciencia de que se nos acabo este nuevo año de vida y estamos además con una sensación de agotamiento que esperamos renovar lo antes posible.